Reseña libro Sinapsis Crëativa: Crëa.tu.Universo

Posted by ba7kminf on julio 14, 2014  /   Posted in Blog

 

Presentación del libro Sinapsis Crëativa: Crëa.tu.Universo del Dr. Ariel Orama López

Dra. Aileen Estrada Fernández
Museo de Arte de Puerto Rico, Santurce

 

Dice el prolífico investigador e historiador mexicano Rosendo Bolívar Meza (2002) que lo que distingue a un intelectual de un profesional es la constante devoción del primero a pensar, crear e imaginar nuevas ideas. Y eso es lo que distingue tanto al doctor Ariel Orama López como a su libro Sinapsis Crëativa: Crëa.tu.Universo, esa devoción que ambos irradian; la devoción a usar la inteligencia como foco principal para crear una peculiar obra maestra: la de saber-estar-en-el-mundo.

Sinapsis Crëativa: Crëa.tu.Universo nos entrega la obra de un intelectual que se mueve por curiosidad, por el deseo de aprender algo nuevo, con confianza en su capacidad para saber y experimentar, sin enredarse en la crítica por la crítica misma, sino para plantear nuevas perspectivas, disfrutando del placer de sentirse en contacto con otras personas también orientadas a reflexionar y a pensar por su cuenta, sin estereotipos, y con la convicción de que todos los seres humanos somos capaces de pensar, crear e imaginar, de manejar tanto objetos como símbolos, tanto máquinas como ideas.

Sinapsis Crëativa: Crëa.tu.Universo es también la obra de un intelectual que comprende cómo se producen las ideas en la mente de la gente y las culturas en el contexto social de los pueblos, y se comporta como la inteligencia pública de su sociedad, que se dedica con generosidad a tratar de hacer que esa sociedad que le tocó vivir sea una comunidad pensante, crítica, imaginativa, creadora y que este en movimiento constante, no simplemente para obtener más conocimiento de sí misma, sino para construirse—como él mismo lo ha hecho—con la rigurosidad metódica del científico, la voluntad creativa del poeta, el carisma lúdico del innovador y la ética amorosa del ser social comprometido con la comunidad.

El libro Sinapsis Crëativa demuestra además el grado de concentración y de energía de su autor y se nosrevela como la solución creativa que este encuentra para registrar y archivar, como en un diario compartido: su experiencia personal, su incesante actividad profesional, su investigación y su conocimiento y los proyectos que tiene en curso para mantener despierto y maleable su mundo interior. Todo ello expresado en ideas, notas personales, observaciones, reflexiones, fotografías, poemas, canciones, esquemas y esbozos de proyectos que ilustran bellamente lo que puede ser y hacer un intelectual de nuestra época.

Sinapsis Crëativa se basa, entre otras cosas, en el conocimiento científico acumulado sobre el funcionamiento del cerebro.  Ariel Orama aprovecha los tremendos descubrimientos en neurociencia—sobre la plasticidad del cerebro, el fenómeno de la sinapsis, el impacto de la experiencia individual y la actividad cultural como agentes de cambio que actúan sobre el cerebro—y los usa como premisas para su novedosa propuesta: “crëa tu universo”.

Algunas de esas premisas plantean específicamente que la plasticidad es la habilidad del cerebro para desarrollarse y cambiar estructuralmente como resultado de la actividad mental, física y cultural de la persona (González Álvarez, 2012). Es el resultado de muchos diferentes y complejos procesos que ocurren a lo largo de la vida de una persona. La información que llega a través de los sentidos al cerebro desde el ambiente, se ha descubierto, va creando redes de interconexiones entre neuronas—con sus múltiples ramificaciones de los axones y sus múltiples dendritas. Esas interconexiones, cada vez más complejas, vuelven más eficiente la transferencia de información entre las neuronas para aprender, memorizar, adaptarse, entre muchas otras cosas.

En una época digital como la nuestra en la que estamos constante, cotidiana y rutinariamente expuestos a los medios electrónicos de comunicación, toda esta actividad neuronal puede dar paso a nuevos matices de la condición humana. Por ejemplo, puede moldear nuestros procesos neurológicos para que podamos desarrollar las competencias que nos permiten aprovechar el potencial comunicativo de esos medios, creando la condición que el profesor estadounidense Gregory Ulmer (2003) ha llamado electracy. Una persona nacida y criada en la era digital, totalmente inmersa desde su nacimiento en el uso de los medios electrónicos, se desarrolla con la condición del electrate, de la misma manera que anteriores generaciones criadas en la era de la literalidad y expuestas a la escritura desarrollaron la capacidad para leer y escribir y la condición del literate (literalizado o letrado), las cuales hicieron posible el surgimiento de nuevas subjetividades como la del escritor o del editor, o como generaciones todavía más antiguas criadas en la era de la oralidad y expuestas al diálogo y la retórica, quienes desarrollaron la capacidad para construir y exponer grandes discursos orales [1].

Otra de las premisas usadas por Ariel Orama en Sinapsis Crëativa: Crëa.tu.Universo establece, además, que el funcionamiento paralelo del cerebro—es decir, su forma de repartir y distribuir su trabajo entre millones de circuitos neuronales que actúan de forma simultánea—le permite a este obtener patrones invariables a partir de entradas muy diversas de información, extraer y abstraer lo que hay de común en múltiples estímulos cambiantes, reconocer formas, objetos, escenarios, rostros, letras, palabras, generar conceptos, entre muchas otras cosas (González Álvarez, 2012). Es decir, permite al cuerpo hacer lo que hace todos los días. Mientras más actividades y experiencias físicas, mentales y culturales lleva a cabo una persona, más conexiones se establecen en su red nerviosa.

Un gran acierto de Ariel Orama en Sinapsis Crëativa: Crëa.tu.Universo es reconocer la feliz asociación entre todo ese conocimiento generado por la neurociencia y el inmenso mundo del arte y la cultura. Y no podía ser de otra manera puesto que lo cierto es que la historia del estudio del cerebro demuestra una hermosa relación entre arte y ciencia. El modelo seguido por Ariel, que combina la ciencia y el arte para reformular el singular trabajo del coaching, puede apreciarse en la experiencia vital de los mismos memorables científicos que hicieron las más significativas aportaciones a la comprensión del funcionamiento de las neuronas y la sinapsis, quienes además de mostrar una extraordinaria dedicación a la investigación también cultivaron admirablemente su sensibilidad estética.

Por ejemplo, el gran Santiago Ramón Cajal, científico español reconocido como el padre de la neurociencia moderna—por haber descubierto que el sistema nervioso es un conjunto de neuronas individuales, cada una de las cuales cuenta con un cuerpo celular y sus propias conexiones (un axón y múltiples dendritas), es independiente de sus células vecinas y es atravesada por un impulso nervioso que corre un camino fijo de una sola dirección—tenía dotes excepcionales para las artes plásticas y fue el creador de una increíble colección de dibujos en tinta china.

Por su parte, Charles Sherrington, el científico inglés que bautizó el enlace entre las neuronas precisamente con el nombre de sinapsis, término que Ariel Orama captura para el título de su libro, fue un apasionado amante del arte y la poesía. Asimismo, Edgar Adrian, fisiólogo inglés que estudió el impulso nervioso y descubrió su código de comunicación, también se distinguió por su gran pasión por las artes. Cajal, Sherrington y Adrián fueron merecedores del Premio Nobel y fueron grandes cultivadores de las artes. Y como ellos, muchos otros.

Con base en ese modelo de la interconexión entre la ciencia y el arte—una especie de teoría-biológico/cultural-del-coaching—la propuesta de Ariel Orama en Sinapsis Crëativa:  Crëa.tu.Universo es muy importantedesde elpunto de vista de la cultura. Su propuesta para constituirnos como seres-para-la-vida-contemporánea que, aprovecha la plasticidad y el funcionamiento paralelo del cerebro y el impacto de la experiencia artística sobre el sistema neuronal, resulta como corolario y también como hipótesis de su teoría. Propone una serie de acciones, actividades y experiencias para la estimulación artística de las neuronas desde cada uno de los sentidos que, de realizarlas una persona, desembocará en un sistema neuronal robustecido con una multiplicación de las redes de interconexiones y sus ramificaciones que hará cada vez más eficiente la transferencia y el procesamiento de información, moldeando en direcciones específicas las capacidades de su dimensión cultural. Supone este modelo una profunda y total interacción de la persona con su entorno para un desarrollo balanceado del cerebro y de todo el sistema nervioso que conduce a la reproducción de la dimensión cultural y artística humana, tanto individual como colectiva, subjetiva como objetiva, interior como pública, como un circuito de reverberaciones dialécticas que se reproducirá ad infinitum mientras se mantenga la dinámica o algo—como una lesión cerebral o cambios en el ambiente cultural—venga a interrumpirlo.

Sinapsis Crëativa: Crëa.tu.Universo también es importante desde el punto de vista de la cultura porque supone una noción de la creatividad. No se trata esta de una concepción mágico-religiosa que supone que la creación es un acto que ocurre de forma azarosa o por inspiración de algo independiente del propio sujeto. Tampoco se trata, aunque pudiera parecerlo, de una noción de la creación como el resultado de unas fuerzas divinas ajenas que otorgan a los humanos capacidades especiales para hacer grandes hazañas como se creía en otros tiempos. No se trata tampoco de una visión romántica de la creación que solo privilegia la realidad interna o el mero descubrimiento del yo y del genio como fuente de creación, y el concepto de la mera imaginación como único elemento de la creación. No.

La noción de creatividad que opera en Sinapsis Crëativa: Crëa.tu.Universo supone que todos tenemos una capacidad productiva para la creación, venga de donde venga, que opera de forma voluntaria y mediante el uso de múltiples estrategias y técnicas. La única magia que invoca esta idea de la creatividad propuesta por Sinapsis Crëativa: Crëa.tu.Universo es la magia de la sinapsis, ese hueco o hendidura que separa el protoplasma de una neurona del de su vecina y que administra mágicamente en un “ajetreo armónico”, como dice el historiador y científico español Julio González Álvarez (2012), la señal nerviosa de todo ese sistema integrador y complejo que compara, contrasta, sintetiza y prioriza, aunque todavía de una manera desconocida, una diversidad de estímulos para producir respuestas apropiadas.

La noción de creatividad de Sinapsis Crëativa:Crëa.tu.Universo se fundamenta más que nada en la convicción de que los seres humanos creamos a partir de los elementos ya existentes en el mundo y que tenemos autonomía y libertad para reflexionar, crear y cultivar nuestras propias normas culturales y sociales.  Y que estos cambios son tan poderosos como la selección natural misma pero en un periodo de tiempo cientos de miles de veces más rápido que el desarrollo evolutivo, como explica el también psicólogo González Álvarez (2012).

Partiendo entonces de la premisa de que tenemos predisposición genética, pero que necesitamos estímulo, práctica, riqueza ambiental y manutención para el pleno desarrollo, Ariel Orama propone a quien lee Sinapsis Crëativa: Crëa.tu.Universo una serie de ejercicios para cada uno de sus sentidos que incluye desde la mera contemplación de la naturaleza y de sí mismo, el imaginar y pensar sobre diversos asuntos de su interés, pasando por la paciente lectura o exposición a grandes y sencillas obras de la cultura y el dedicado esfuerzo por escribir, dibujar, pintar y ejecutar instrumentos musicales hasta bailar, caminar, viajar por senderos desconocidos y descansar, entre muchas otras actividades.  Todo ello para que su lector logre estimular sus sistemas sensoriales y moldear y transformar su universo cerebral interno con nuevas conexiones entre sus neuronas, que vayan sustituyendo las dinámicas de viejos hábitos y lo que Ariel llama “conversaciones virus” y “distractores”, con obras propias que manifiesten material y espiritualmente ese proceso de transformación interna hacia modelos más enriquecedores de la situación humana.

Otro acierto de Sinapsis Crëativa: Crëa.tu.Universo es su reconocimiento de la importancia del espíritu divertido, placentero, relajante y expansivo de lo lúdico, es decir, del espíritu del juego, que el holandés Johan Huizinga (1938, 1949) conceptuó como parte inseparable de toda cultura humana en su obra clásicaHomo ludens: a study of the play element in culture. y que otros grandes maestros, como Lev Vigotsky, han reconocido como elemento impulsor del desarrollo mental de los niños y de las funciones superiores del entendimiento tales como la atención o la memoria voluntaria, que contribuye a expresar y a regular las emociones y que sirve para explorar, interpretar y enseñar los diferentes tipos de roles sociales que se observan en el contexto social (Báez Quintero, 2012). Todos los capítulos de Sinapsis Crëativa: Crëa.tu.Universo están salpicados de palabras que nos remiten al buen sentido del humor, al gozo de la vida, al disfrute de las transformaciones dentro de ese espíritu lúdico explorado por Huizinga.

Sinapsis Crëativa: Crëa.tu.Universo  revela también la sensibilidad social de su autor para descubrir y descartar las estereotipias que enmarañan los problemas contemporáneos y constituye el gesto sincero de alguien que quiere aplicar sus conocimientos en el contexto de su realidad profesional para acompañar a todo el que quiera embarcarse en un viaje de transformación.

Sinapsis Crëativa: Crëa.tu.Universo es también, por qué no, la manifestación respetuosa de una crítica social y de una gentil y delicada, pero tenaz oposición al anquilosamiento intelectual que puede provocar la experiencia rutinaria que demasiadas veces se vive en los contextos familiar, social y laboral contemporáneos.

Finalmente y desde el punto de vista social, Sinapsis Crëativa: Crëa.tu.Universo tiene la importancia de ser un intento de ayudar a los demás a re-crearse como seres culturales que tengan más probabilidades de sobrevivir la sociedad contemporánea y de pasar sus genes a la próxima generación, como sugiere que podemos hacer el investigador noruego Arnulf Kolstad (2012), y apuesta con mucha firmeza por la capacidad del ser humano de mezclar y utilizar los distintos materiales a su mano para moldear, transformar y hacer crecer intelectual, psicológica y culturalmente no solo su propio sistema nervioso, sino toda una cultura.

Felicidades al Dr. Ariel Orama López por tan importante aportación en el área de la psicología y el coaching.

 

Referencias

 

Báez Quintero, C.I. (2011). La aldea lúdica en el espacio social. Anekumene, 1(2), 136-151.

Bolívar Meza, R. (2002). Un acercamiento a la definición de intelectual. Estudios Políticos, 30 (Sexta época), 123-141.

González Álvarez, J. (2012). Breve historia del cerebro. Barcelona: Crítica.

Huizinga, J. (1938, 1949). Homo ludens: a study of the play element in culture. Londres: Routledge & Kegan Paul.

Kolstad, A. (2012). From the machine paradigm to brain plasticity and how culture overrules biology in humans. Psychology, 3(9), 691-697. doi:10.4236/psych.2012.39105

Orama López, A. (2013). Sinapsis crëativa: crëa.tu.universo. Bloomington: Palibrio.

Paolo de Lima. (2006). Entrevista a Juan Biondi y Eduardo Zapata. Zona de Noticias. Recuperado de http://zonadenoticias.blogspot.com/2006/12/entrevista-juan-biondi-y-eduardo.html

Tomer, J.F. (2012). Brain physiology, egoistic and empathic motivation, and brain plasticity: Toward a more human economics. World Economic Review1, 76-90. Recuperado de http://wer.worldeconomicsassociation.org/article/view/40

Ulmer, G. (2003). Internet invention: from literacy to electracy. New York: Longman.

 

————————————

[1]  Electracy y electrate son términos usados desde la década de 1990 por el profesor estadounidense Greg Ulmer (2003) para referirse a la capacidad humana de poseer intuitivamente las destrezas que se necesitan para manejar los nuevos medios electrónicos. Para hablar en español de los mismos fenómenos, aunque sin hacer alusión a la obra de Gregory Ulmer, los lingüistas peruanos Juan Biondi y Eduardo Zapata usan los términos “electronalidad” y “electronalizado” en su libro La palabra permanente: Verba manent, scripta volant. Teorías y prácticas de la oralidad en el discurso social del Perú—publicado en Lima en el 2006 por el Fondo Editorial del Congreso de la República (Paolo de Lima, 2006). Agradezco la referencia de Biondi y Zapata a Arelys Flores Rodríguez, estudiante de mis cursos en la Maestría en Medios y Cultura Contemporánea de la Universidad del Sagrado Corazón.

http://bookstore.palibrio.com/Products/SKU-000638225/SINAPSIS-Crativa.aspx

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*