Saltar al contenido

Esquizofrenia. Investigación y rehabilitación

Esquizofrenia

El diagnóstico de la Esquizofrenia ha sido problemático desde las primeras descripciones de la enfermedad. Históricamente han existido discordancias importantes en el concepto de este trastorno, reflejado en el buen número de distintos criterios diagnósticos que se han propuesto en el último siglo.

La magnitud del problema está bien ilustrada por el dato de que la prevalencia del trastorno puede variar hasta 7 veces dependiendo del criterio diagnóstico empleado (Endicott y cols, 1982).

Además, los criterios diagnósticos de Esquizofrenia han sido criticados por su escasa validez de constructor y arbitrariedad en sus criterios de inclusión y exclusión (Fenton y cols, 1981; Peralta y Cuesta, 2000). Estos problemas han sido interpretados por algunos autores como la indicación de la existencia de algo profundamente erróneo en el concepto diagnóstico de la Esquizofrenia (Brockington, 1992).

El problema diagnóstico de la Esquizofrenia

Dada la ausencia de pruebas complementarias con valor diagnóstico positivo, el diagnóstico de la Esquizofrenia ha sido y sigue siendo fundamentalmente psicopatológico. Por consiguiente, la historia del concepto (o diagnóstico) de esta enfermedad ha sido la búsqueda de síntomas o factores clínicos específicos respecto a otros trastornos mentales, y más concretamente, respecto a otras psicosis.

Históricamente, el diagnóstico de Esquizofrenia y la diferenciación de otros trastornos psicóticos, ha sido problemático. Lo que que ha favorecido la aparición a lo largo del último siglo de numerosas, y a veces muy distintas, definiciones de la enfermedad. En consecuencia, La validez del diagnóstico de la Esquizofrenia es una de las cuestiones más importantes, controvertidas y complejas con que nos encontramos al intentar estudiar y entender la enfermedad. La validez tiene dos aspectos bien diferenciados: la validez interna o de constructor y la validez externa o de criterio. Ambos aspectos están estrechamente relacionados, puesto que la validez externa es una consecuencia necesaria de la validez interna (Kendler, 1990).

Robins y Guze (1970), han descrito 5 fases consecutivas para el establecimiento de la validez diagnóstica de la Esquizofrenia: 1) Descripción clínica; 2) Estudios de laboratorio; 3) Delimitación de otros trastornos; 4) Estudios de seguimiento y 5) Estudios familiares o etiológicos en sentido amplio.

El diagnóstico diferencial

La cuestión del diagnóstico diferencial de los trastornos psicóticos tiene varios aspectos. Tales como el diagnóstico diferencial entre los trastornos psicóticos «funcionales» y los «orgánicos»; entre los distintos trastornos psicóticos «funcionales»; entre trastornos psicóticos y otros trastornos mentales, o incluso entre trastornos psicóticos y la normalidad.

Los criterios diagnósticos

Hasta la fecha se han desarrollado una veintena de criterios diagnósticos distintos de Esquizofrenia, lo que por sí demuestra la dificultad de conceptualizar el trastorno de forma operativa (Peralta y Cuesta, 2003).

La proliferación de los criterios operativos ha traído una mayor confusión diagnóstica, y con el objeto de evitar este grave problema, se promovió la elaboración de criterios diagnósticos de consenso, siendo la última expresión de este esfuerzo los criterios desarrollados por la Asociación Psiquiátrica Americana (DSM-IV) y la Organización Mundial de la Salud (CIE-10). Sin embargo, los criterios de consenso no han resuelto el problema de la definición de la Esquizofrenia, ya que la variabilidad entre ambas clasificaciones sigue siendo muy alta (Hiller y cols, 1993).

Más específicamente, los criterios DSM-IV han sido criticados por ser un «refrito» de criterios históricos sin un paradigma unitario que los sustente. Es así como el DSM-IV al incorporar las concepciones de Kraepelin, Bleuler y Schneider en diferente medida, las desnaturaliza y desvirtúa sin aportar un nuevo paradigma (Maj, 1998).

Esquizofrenia. Aproximación polidiagnóstica-multidimensional

La aproximación polidiagnóstica-multidimensional integra aspectos dimensionales y categoriales en la clasificación de las psicosis, y fue concebida como un sistema diagnóstico de la Esquizofrenia en base a una evaluación comprehensiva y cuantitativa de los síntomas y síndromes clínicos de las psicosis sobre los que se diagnóstica la Esquizofrenia (u otros trastornos psicóticos) en base a diferentes criterios. Su principal virtud es que no parte de criterios o sistemas apriorísticos, sino que evalúa de manera complementaria las diferentes dimensiones y sistemas clasificatorios de las psicosis con el objetivo último de conocer que dimensiones y/o que categorías son mejor validadas por distintas variables externas.

Libro Esquizofrenia Volumen I y II

La obra es un acercamiento multidisciplinar a la Esquizofrenia, el cual conlleva un sufrimiento notable para las personas que lo padecen y una fuente considerable de estrés para los cuidadores o familiares que conviven con estas personas. El libro presenta una recopilación y descripción de avances acontecidos en la etiología y tratamiento de esta alteración.

Estos trastornos han experimentado un considerable progreso en los últimos años, pasando de ser la Esquizofrenia una alteración de origen casi «desconocida» a presentarse diversas propuestas, tanto etiológicas como terapéuticas, de gran interés. Por ello, se hace necesaria una revisión de los apartados más destacados.

El texto se caracteriza por el rigor en el planteamiento de los diferentes capítulos, siendo realizado por profesionales de reconocido prestigio del ámbito internacional. También se resaltan los aspectos más novedosos y se describen experiencias innovadoras que se están llevando a cabo en la Esquizofrenia, lo que contribuye a un mayor interés y seguimiento del libro.

Alcance la la obra

Esquizofrenia Volumen I y II, hace una recopilación y un detallado análisis de los últimos avances acontecidos en la etiología y el tratamiento de esta alteración. Por ejemplo, aporta numerosos estudios que sugieren que la psicosis se puede considerar como una distribución de experiencias que no se asocian necesariamente con una minusvalía, lo cual es equivalente a recientes descubrimientos en los trastornos afectivos.

Además, plantea que los factores de riesgo demográficos y sociales establecidos para la Esquizofrenia, como la edad, la urbanicidad y los traumas en la infancia, afectan la aparición de experiencias de tipo psicótico. Igualmente, la obra establece una gama de factores psicológicos y psicosociales que impulsan la variación del trastorno.

El libro hace énfasis en las investigaciones de intervención familiar y social relacionadas con pacientes de Esquizofrenia, su funcionamiento global y el impacto que tales intervenciones tienen en la calidad de vida de los pacientes y de sus cuidadores.

Aspectos claves del libro Esquizofrenia

La visión actual de la Esquizofrenia no es el resultado de una definición y de un objeto de investigación lineal estudiados sucesivamente por varios grupos psiquiátricos, sino de un mosaico compuesto de características clínicas obtenidas de diferentes tendencias.

Hay que tener claro que son muchas las causas de un trastorno mental, al igual que las formas de tratarse, siempre y cuando exista un clima emocional adecuado que beneficie la relación cuidador-paciente y que permita así un mejor funcionamiento de este último.

Aporte sociofamiliar

La atención comunitaria de los pacientes con Esquizofrenia depende, en gran parte, de los cuidados informales realizados por sus familias. Éstas han suplido la escasez de recursos terapéuticos, ocupacionales y residenciales. Por este motivo, el hecho de que los pacientes permanezcan con sus familias se ha convertido en un aspecto clave en su recuperación.

El cuidado de pacientes con Esquizofrenia en el medio familiar supone una serie de cambios personales, sociales y económicos que se conocen como efectos del cuidado, y han sido objeto de investigación. Es por ello que este libro destaca la importancia de fomentar en los servicios de salud mental la participación de los familiares en intervenciones psicoeducativas con el propósito, en primer lugar, de ayudar a estos cuidadores en el manejo y control del trastorno, y en segundo lugar, para aumentar el compromiso de los pacientes y familiares frente al tratamiento.

Así mismo, es muy importante el tratamiento psicológico (junto con el farmacológico) para la Esquizofrenia, existiendo para ello diferentes formas de intervención centradas en distintas facetas cognitivas y sociales.

Se han desarrollado nuevos tratamientos terapéuticos aplicados a diferentes síntomas psicóticos, como la Terapia de aceptación y compromiso, diseñada para ayudar a los pacientes con Esquizofrenia a abandonar aquellos métodos de control que no son necesarios, a aprender a aceptar sucesos privados difíciles, a desviarse de pensamientos experimentados como incontrolables, a considerar el momento presente y a dirigir su conducta hacia los fines deseados.

Igualmente, es de gran importancia el fomentar programas de apoyo social dirigidos a favorecer la permanencia y participación activa en la comunidad de personas con trastornos de tipo psicótico.

Después de leer Esquizofrenia usted aprenderá:

.

  • A realizar un seguimiento terapéutico ordenado y eficaz que permita reducir los altos niveles de desgaste y la falta de motivación para acceder a los servicios de re-hospitalización.
  •  Cómo evaluar la efectividad de nuevas formas de intervención, como la Terapia de aceptación y compromiso, en pacientes con Esquizofrenia.
  •  A minimizar los gastos económicos y personales de los individuos que padecen y experimentan síntomas psicóticos persistentes y repetidos.
  •  Detectar dónde están los límites entre la Esquizofrenia y la esquizotipia y reconocer cuáles son las implicaciones de las similitudes halladas entre ambas entidades.
  •  Cómo reducir los delirios y alucinaciones por medio de estrategias psicológicas adecuadas.
  •  Cómo enfrentar y aceptar los pensamientos y emociones extrañas, y a veces aterrorizantes, de los pacientes que padecen de Esquizofrenia.
  •  Que no existe un tratamiento estructurado que se ajuste perfectamente a las necesidades y características de todos los individuos con Esquizofrenia, pero que es posible la integración de los distintos tratamientos y abordajes para sacar el mejor provecho de un acercamiento global de la enfermedad.
  •  A comprender los métodos para aumentar el apoyo social de los pacientes que le pueden ofrecer soluciones al problema de generalizar los comportamientos funcionales de los individuos hasta sus entornos naturales.
  •  A detectar factores de vulnerabilidad que pueden predisponer a un individuo a desarrollar trastornos psicóticos en general, y la Esquizofrenia en particular.
  • Cómo enseñar a los individuos con Esquizofrenia a desarrollar las habilidades necesarias para vivir, aprender y trabajar en la comunidad.
  •  Cuáles son los aspectos etiológicos más relevantes en el origen de este trastorno.

El libro consta de 2 volúmenes

Volumen I – Esquizofrenia. Nuevas perspectivas en la investigación

En este volumen se exponen las cuestiones fundamentales acerca del desarrollo histórico del concepto de Esquizofrenia y las dificultades en su diagnóstico. Se analiza cómo lo que hoy conocemos por Esquizofrenia proviene de un mosaico de fenómenos clínicos distintos presentes en diferentes enfoques y definiciones.

También se trata el diagnóstico de la Esquizofrenia y analiza las principales dificultades de los trastornos psicóticos y la propuesta de nuevos modelos dimensionales que ganan cada vez más relevancia en esta alteración.

Se analizan las teorías y datos etiológicos de la Esquizofrenia, tanto desde la vertiente biológica como desde la social. Más adelante se hace un repaso de las causas y signos de riesgo en esta alteración, tanto en los períodos prenatal y perinatal, como en la infancia.

También, se realiza un acercamiento novedoso y crítico a la distinción tradicional en la Esquizofrenia entre síntomas positivos y negativos.

Se propone un modelo basado en la noción de persona y analiza la personalidad esquizoide como la estructura básica de la cultura moderna y como modelo (causa formal) de la Esquizofrenia.

Se abre una discusión sobre la continuidad de los síntomas psicóticos, mostrando que están presentes en forma atenuada en la población normal, mostrando un análisis de gran relevancia para entender estos procesos. En esta dirección, los siguientes capítulos analizan de forma detallada los síntomas fundamentales de la Esquizofrenia (como son las alucinaciones y los delirios, así como otros componentes a veces no tan resaltados como son las alteraciones de la conciencia.

Volumen II . Esquizofrenia. Esquizotipia y rehabilitación

El libro inicia con la relación entre esquizotipia y Esquizofrenia. Asimismo, se incorpora la propuesta sobre el mecanismo de inmediatez en la Esquizofrenia.

La obra continúa con el tratamiento de la Esquizofrenia para luego presentar los programas de intervención temprana de la Esquizofrenia.

Se describe la intervención sobre el entrenamiento en diferentes módulos de habilidades que se desarrollan en la Universidad de California.

Se presenta una de las intervenciones psicológicas, como es la Terapia psicológica integrada. Los programas psicoeducativos familiares de intervención de la esquizofrenia se presentan más adelante.

Se analizan los programas intersectoriales de apoyo social. Por último, se incorporan nuevos enfoques de intervención, como la terapia de aceptación y compromiso aplicada a los síntomas psicóticos.

De este modo, la obra se Esquizofrenia convierte en un referente tanto para los profesionales que trabajan con la población que padece directa o indirectamente este trastorno, como para los alumnos que se enfrentan por primera vez a este tipo de trastornos, y para el público en general que está interesado en ampliar información acerca de las causas y perspectivas en este problema.

Brockington I. (1992). Schizophrenia: Yesterday’s concept. Eur. Psychiatry.

Endicott J, Nee J, Fleiss JL, Cohen J, Williams JBW, Simon R. (1982). Diagnostic criteria for schizophrenia: reliabilities and agreement between systems. Arch. Gen. Psychiatry

Fenton WS, Mosher LR, Matthews SM. (1981). Diagnosis of schizophrenia: a critical review of current diagnostic systems. Schizophr Bull.

Hiller W, Dichtl G, Hecht H, Hundt W, von Zersses D. (1993). An empirical comparison of diagnoses and reliabilities in ICD-10 and DSM-III-R. Eur. Arch. Psychiat. Clin. Neurosci.

Kendler KS. (1990). Toward a scientific psychiatric nosology. Strenghts and limitations. Arch. Gen. Psychiatry.

Maj M. (1998). Critique of the DSM-IV operational diagnostic criteria for schizophrenia. Br. J. Psychiatry

Peralta V, Cuesta MJ. (2000). Clinical models of schizophrenia: a critical approach to competing conceptions. Psychopathology.

Peralta V, Cuesta MJ. (2003) The nosology of psychotic disorders: A comparison among competing classification systems. Schizophr. Bull.

Robins E, Guze SB.(1970). Establishment of diagnostic validity in psychiatric illness: its applications to schizophrenia. Am. J. Psychiatry .